Consejos para evitar virus y ataques informáticos en tu ordenador

Para evitar virus, basta con seguir una serie de pautas y precauciones.Para evitar virus y ataques informáticos, aun sin ser expertos en la materia, podemos tomar ciertas precauciones a nivel usuario. Internet es un mundo de posibilidades, pero también el campo de batalla de usuarios cuyas intenciones no son precisamente nobles. Siguiendo algunos consejos nuestros ordenadores estarán más seguros, los datos que tengamos en el ordenador a buen recaudo y las manos de los que traten de obtener digitalmente lo que no es suyo, atadas.

Obviando el antivirus, útil pero ni imprescindible ni exclusivo como medida de seguridad para evitar virus, una correcta configuración y un ojo crítico mínimamente avispado deberían bastar para estar a salvo. Las ventanas de actualizaciones de software que aparecen de forma automática pueden ser un incordio, sí, pero no conviene ignorarlas. Tener un sistema operativo obsoleto y programas anticuados crea grandes lagunas de seguridad en los ordenadores, por lo que será preferible perder cinco minutos en hacerle caso al mensaje que nuestro equipo trata de darnos.

Una parte importante de los virus y ataques informáticos llegan a través del correo electrónico. La mayoría de programas de gestión de cuentas de correo ya criban aquellos mensajes considerados spam o no deseados, pero no siempre los filtros funcionan correctamente. Hay que extremar las precauciones ante mensajes anónimos o de cuentas desconocidas, no facilitar información personal a destinatarios que no sean 100% fiables y no picar en sus anzuelos.

Si nos apuntamos a una oferta de trabajo o solicitamos visitar un piso de alquiler y nos piden un pago por anticipado… Mejor desconfiar. Eso mismo se podría aplicar a cualquier enlace extraño que llegue a nuestra bandeja de entrada con distintos ganchos. Es el conocido como ‘phishing’: cuentas de correo hackeadas que mandan enlaces que descargan directamente en nuestros ordenadores virus que ayudan a los piratas a acceder a toda nuestra información.

Mucho cuidado con los pagos que realices por internet. Hay grandes webs sobradamente conocidas y fiables para comprar online, pero no siempre tienen todo lo que buscamos: cuando salimos del círculo de confianza y queremos adquirir algún artículo de una página que no tenemos controlada, ciertos indicadores nos pueden ayudar a saber que es un lugar seguro. Por ejemplo, la URL se cambia: si en el momento de introducir los datos de pago el clásico ‘http’ pasa a ser ‘https’, la página es totalmente segura.

También la piratería puede salirnos cara. Muchas de las páginas que alojan enlaces o archivos de películas, series o libros de forma gratuita son también un caladero de archivos malignos para nuestro ordenador. Para evitar virus, hoy en día internet ofrece multitud de plataformas online con las que ver contenidos originales pagando una cuota mensual, de forma segura y rápida.

La red a la que nos conectemos también tiene mucho que decir a la hora de evitar virus. Si estamos en casa, es fundamental configurar nuestra red con una contraseña segura, propia y distinta a la que viene en el router por defecto. Las redes abiertas, ya sean las de casa o aquellas a las que nos conectamos en cafeterías, centros comerciales o aeropuertos, son un imán para el malware. Aparte de apuntalar la seguridad de nuestro hogar, cuando estemos fuera de él y recurramos a redes wifi públicas lo más recomendable es evitar gestionar cualquier información comprometida.

Deja un comentario