Niños en internet: control parental y navegación segura

ninos en internet, control parental y navegación seguraObservar a niños en internet es tan habitual hoy en día como a adultos. El control parental y la necesidad de una navegación segura para menores se han hecho fundamentales para evitar problemas en una sociedad en el que raro es el día que un benjamín no se conecta a la red. Dispositivos móviles como smartphones o tabletas forman parte de la cotidianidad de sus vidas, a través de los cuales y junto al internet de alta velocidad obtienen una ventana al mundo de consecuencias imprevisibles si no se toman las medidas adecuadas. La conexión por wifi a Youtube, juegos o Apps puede suponer un estímulo para su desarrollo, pero también todo lo contrario si se abusa o si se deja a su libre albedrío la elección del contenido. Lo mismo ocurre con los ordenadores portátiles y de sobremesa. Afortunadamente, existen programas y aplicaciones para controlar el acceso de los niños, poner límites a su uso e incluso detectar si están incurriendo en el algún comportamiento censurable.

Herramientas para navegación segura de menores

IPhone – El Acceso Guiado en el iPhone permite bloquear la pantalla para que no se pueda accionar ningún elemento si no es con la introducción de un código. Además, se pueden activar o desactivar zonas concretas, para que sea posible interactuar con las funciones fundamentales. De esta forma, podemos poner a un niño sus dibujos preferidos o programa a través de Youtube sin miedo a que pueda escoger otros contenidos que no sean aconsejables para su edad.

Controles parentales en un MAC – Los usuarios de un Mac de Apple tienen un amplio abanico de posibilidades para decir qué contenidos, aplicaciones o programas pueden utilizar los usuarios menores en un equipo a través de la opción Control Parental. Por ejemplo, se puede especificar que Apps concretas estarán accesibles, establecer límites a la navegación por determinadas páginas en función de sus características o desactivar la cámara para evitar conexiones indeseadas. Otra opción interesante y recomendable, de la misma forma que en el teléfono, es el bloqueo a tiendas online o de compra de contenidos, para evitar sustos en la factura final. También se pueden ocultar fotos, vídeos o programas de televisión descargados que no sean convenientes para su franja de edad. Se puede incluso impedir la búsqueda de ciertas palabras en el diccionario o bloquear la modificación de la configuración del escritorio.

Navegadores – Safari o Google Chrome también cuentan con la posibilidad de establecer restricciones para controlar el acceso los menores de edad a contenidos web que consideremos inapropiados para su edad. La mayoría de las veces se hace a través de una extensión descargable de la misma forma que cualquiera de las muchas aplicaciones que usamos. A través de su menú, se ofrece la opción de bloquear directamente la descarga de ciertas páginas mediante la inclusión de su dirección exacta o del establecimiento de categorías para que sea el propio navegador el que haga el trabajo de filtrar el acceso cuando detecte que su contenido o actividad está dirigido a adultos.

Programas específicos – Existen aplicaciones o programas que hacen todo el trabajo anterior por sí mismos a través de una interfaz de fácil configuración. Algunos de ellos ofrecen una completa monitorización de la actividad para conocer qué tipo de contenidos o sitios visita un menor, establecer límites de tiempo en el uso para hacer más sencillo que termine de navegar o jugar llegando incluso a bloquear el dispositivo, incluso monitorizar sus redes sociales. Uno de los más destacados es Qustodio, que ofrece distintas posibilidades de suscripción en función del número de equipos en el que se instale o tipo de servicios. Otras como Family Time, disponibles en Google Play o Apple Store, ofrecen funciones similares, aunque están más enfocadas al establecimiento de restricciones y monitorización de dispositivos móviles con telefonía.

Consejos para evitar problemas a niños en internet

Aunque la modalidad de uso y su frecuencia depende mucho de la franja de edad, los expertos ya advierten de los problemas de un abuso de la navegación por internet de menores. Por ejemplo, en los niños que no superan todavía los dos años de edad prácticamente se desaconseja totalmente que se les motive a visualizar o interactuar con las pantallas. Para los que son algo mayores tampoco cambia mucho la cosa. Limitar el tiempo de juego y los contenidos a los que acceden es fundamental, de la misma forma que se conmina a los padres a que no permitan a sus hijos jugar con móviles o tabletas ni ver contenidos en ellos en los momentos previos a irse a dormir, dado que la estimulación cerebral que experimentan puede acarrear problemas a la hora de conciliar el sueño. Algo que, por otra parte, no es tan distinto para los adultos.

Capítulo aparte merece la etapa adolescente y los peligros que se derivan de un uso irresponsable de las redes sociales, donde la privacidad del menor e incluso de su familia puede verse seriamente comprometida, del mismo modo que los juegos online, portales de apuestas o tiendas de comercio digital pueden propiciar adicciones si no se realiza un uso controlado.

Deja un comentario