Música en streaming: hay vida (y plataformas) más allá de Spotify

La música en streaming puede escucharse tanto en el ordenador como con el teléfono móvil.Una conexión a internet puede aprovecharse de mil maneras diferentes. Hacer videoconferencias con familiares y amigos que están lejos, jugar partidas online, ver vídeos, series o películas, aprender… o escuchar música en streaming. Este formato, cada vez más popular por su comodidad, permite acceder a bibliotecas casi infinitas de música, sin necesidad de ir buscando y comprando disco a disco o, lo que es peor, descargándolos ilegalmente. Y, aunque Spotify es la aplicación de referencia en este aspecto, no es la única ni, para muchos, la mejor.

El gran rival de Spotify para acceder a música en streaming es Grooveshark. A diferencia de la primera, no tiene una aplicación ni software que descargar, pues todo se hace directamente online a través del navegador. Es muy sencilla, muy cómoda y lo único necesario es crear una cuenta de usuario a partir de un correo electrónico. Es cada vez más popular por su sistema de listas de reproducción compartidas y su facilidad de uso.

Deezer es otra de las grandes alternativas. Hace ya tiempo que superó los 25 millones de usuarios (más de millón y medio de ellos, suscritos al servicio premium) y se postuló como una de las grandes alternativas a Spotify en lo que a música en streaming se refiere. Son bastante similares, tanto en cuanto a su uso como en la amplitud y variedad de su catálogo musical, aunque con una pequeña ventaja a favor de Deezer: salió antes al mercado, por lo que fue pionera en el servicio.

Especialmente recomendable para usuarios de dispositivos Android es Play Music, la plataforma de música en streaming de Google. A diferencia de Deezer y Spotify, Play Music ha sido de las últimas en llegar al mercado, por lo que le queda mucho por remontar para ganar algo de cuota, pero las posibilidades que ofrece de sincronización entre distintos dispositivos asociados a cuentas de usuario de Google son realmente cómodas. Cuenta también con versiones gratuita y premium, y con el respaldo de un gigante como Google y la positiva experiencia de usuario que suele generar.

Con un corte más social está Youzeek. Se vende como una plataforma ágil y sencilla: lo buscas, lo escuchas y lo compartes. Pueden crearse (y compartirse en distintas redes sociales) listas de reproducción, su sección ‘Music Room’ ofrece sugerencias a partir de distintos estilos y, aunque la profundidad de su biblioteca no alcanza todos los rincones de la industria musical, no falta ninguno de los nombres más destacados del momento.

Para los amantes de lo alternativo, la música menos comercial y artistas poco convencionales, una gran solución puede ser Soundcloud. A través de una sencilla clasificación por géneros, los usuarios pueden acceder a contenidos musicales subidos por los propios artistas, con un catálogo lleno de nombres nada habituales en la radio y con un enorme abanico de podcasts. Además, a diferencia de otras plataformas de música en streaming, hay muchas opciones de música discotequera y sesiones de djs.

Teniendo una buena conexión a internet, ya sea en casa o con datos móviles, quien no escucha música es porque no quiere. Y que el consumo de datos no sea un pretexto: la mayoría de aplicaciones dan opción a sincronizar listas de reproducción y álbumes con wifi para poder después escucharlas sin conexión.

Deja un comentario