Tecnología con conexión a internet: tendencias para 2017

tendencias de tecnología con conexión a internet

La evolución de la tecnología con conexión a internet es imparable. Prácticamente cualquier dispositivo que adquiramos se queda obsoleto conforme salimos por la puerta de la tienda: las compañías trabajan a destajo para desarrollar sus funcionalidades, usabilidad y diseño, por lo que el mismo día que se lanza un nuevo modelo e empieza a trabajarse en el siguiente. Las tendencias tecnológicas no dejan de cambiar, pero sí es posible anticiparse a ellas y prever algunas que marcarán la pauta durante el nuevo año.

Una de las referencias indiscutibles del sector es Apple: todo el mundo está muy atento a lo que haga el gigante de Cupertino año tras año, y de cara a 2017 habrá un protagonista claro: el iPhone 8. El último modelo, el 7, varió muy poco respecto al anterior, por lo que se espera que el que Apple presentará el próximo otoño sea una auténtica revolución. Como en cada lanzamiento de la compañía, todo alrededor de las novedades son rumores sin confirmar, pero hay un denominador común: será una auténtica revolución. El iPhone 8 coincidirá con el décimo aniversario del primer modelo de teléfono que lanzó Apple, por lo que se espera que sea especial, con guiños en el diseño a la línea clásica pero tecnologías muy potentes.

Otro gadget indispensable serán las gafas de realidad virtual. Muchas marcas y compañías ya desarrollan las suyas, que cada vez tienen más aplicaciones. Videojuegos, películas e incluso informativos se adaptan a un formato que involucra al usuario con el producto, haciendo que se sienta testigo directo y que aquello que ve ocurra delante de sus ojos y en 360 grados. Aunque ya se utilizan, 2017 se prevé como el año de su despegue definitivo, en el que los creadores de contenidos comiencen a pensar en estas gafas como una prioridad.

La inteligencia artificial, que lleva muchos años desarrollándose, también tiene en 2017 un punto de inflexión para pasar a formar parte del día a día de mucha gente. Ya sea integrada en videojuegos, en robots (otra tendencia en alza) o en el software de ordenadores y teléfonos, contar con equipos informáticos dotados de un criterio propio para solucionar problemas puede ser muy útil. Tanto en juegos con historias y rivales de mayor complejidad, robótica doméstica que se anticipe a las necesidades o programas que hagan mucho más eficiente el trabajo y el entretenimiento: la inteligencia artificial tiene tantas aplicaciones como se pueda imaginar.

Quizá 2017 sea por fin el año de la democratización del almacenamiento en la nube. Aunque muchos proveedores de software ya cuentan con estas opciones (Dropbox, Google Drive, iCloud) su uso todavía no está extendido. La facilidad de disponer de algo en la nube con una copia de seguridad automática, independiente de que un equipo o teléfono pueda perderse o estropearse, es un lujo (¡gratuito!) del que todavía no demasiada gente se beneficia. Además, los archivos compartidos como Google Docs permiten trabajar y editar documentos en línea entre varias personas, lo que agiliza y hace ganar tiempo a profesionales.

El listado de tendencias podría ser prácticamente interminable, pero también subjetivo. Posiblemente uno de los avances que tenga mayor unanimidad es el internet de las cosas: pequeños artículos que tradicionalmente nunca han tenido ni necesitado conexión a internet, pero que conectados a la red permiten darles un uso más inteligente: lavadoras que puedan programarse desde el móvil, calefacciones con opción a encenderse aun sin estar en el hogar, coches con WiFi y aplicaciones móviles… Muchos son los ejemplos de una tecnología que antes o después lo alcanzará todo. Y que, como con el resto, requerirá una conexión a internet fiable para poder sacarle el máximo rendimiento.

Deja un comentario